Premio Comunicador de la Paz 2010

José Márquez de Melo (Brasil). Desde el ejercicio de su profesión, y con la convicción y compromiso de fe, Marques de Melo ha promovido la defensa de la vida y una cultura de paz, tanto en Brasil como en todo el continente.

Comunicador y periodista con una amplia trayectoria en diarios locales de Alagoas, São Paulo y otras ciudades de Brasil. Inició su carrera académica en 1966, en el Instituto de Ciencias de la Información de la Universidad Católica de Pernambuco.

En 1967 fundó el Centro de Investigación de la Comunicación Social de la Facultad de Periodismo Cásper Líbero, en São Paulo. Fundador y docente de la Escuela de Comunicación y Artes de la Universidad de São Paulo (ECA‐USP). Participó activamente en la fundación de la Unión Cristiana Brasilera de Comunicación UCBC.

 

 

Javier Darío Restrepo (Colombia). Distinguido por promover una cultura de paz, de la solidaridad y del respeto a los derechos humanos, tanto como por defender la democracia.

Periodista de amplia trayectoria en prensa escrita (50 años) y televisión (26 años). Columnista y Defensor del Lector de los periódicos El Colombiano de Medellín y El Tiempo de Bogotá. También fue articulista del diario El Espectador.

Experto en ética periodística, catedrático de las universidades colombianas Javeriana y de los Andes, y conferencista en temas de comunicación social.

Es miembro fundador de la Comisión de Ética del Círculo de Periodistas de Bogotá y del Instituto de Estudios sobre Comunicación y Cultura ‐IECO‐, así como de la Fundación para la Libertad de Prensa. De igual forma, es miembro de la corporación de periodistas colombianos Medios para la Paz.

Restrepo es autor de varios libros. Desde 1995 es maestro de ética de la FNPI. Maestro de las actividades realizadas por Medios para la Paz.

Monseñor Oscar Arnulfo Romero (El Salvador 1917 ‐ 1980) ‐ Asesinado el 24 de marzo de 1980 mientras celebraba la eucaristía. Por su valentía en denunciar proféticamente y anunciar la Buena Nueva de la liberación a su pueblo es reconocido como el «comunicador de la paz».

En el Salvador lo conocían como «la voz de los silenciados», porque en sus homilías dominicales denunció públicamente las violaciones a los derechos humanos de las que fueron víctimas muchos salvadoreños.

Considerado como un obispo que defendía la «opción preferencial por los pobres». El principal medio de comunicación que utilizó Mons. Romero fue la radio «YSAX», identificada como «la Voz Panamericana».

Recibió varias amenazas de muerte y él respondía en sus entrevistas que, si lo mataban, resucitaría en el pueblo salvadoreño y que perdonaría y bendeciría a quienes lo hicieran

 

 

 

Monseñor Leonidas Proaño (Ecuador 1910‐1988) ‐ Comunicador de la paz a tiempo completo. En la provincia de Chimborazo, se convirtió en discípulo del indio, descubriendo en sus andrajos la dignidad del hijo de Dios, por lo que fue llamado como Obispo de los Indios.

Desde su programa semanal “Hoy y Mañana” mantenía diálogo continuo con su pueblo. Una vez ordenado sacerdote, funda y dirige en la ciudad de Ibarra el periódico La Verdad. Siendo obispo de Riobamba funda las Escuelas Radiofónicas Populares del Ecuador, ERPE, a más del periódico Jatari.

En 1985 el Papa Juan Pablo II por petición de los indígenas lo designa «Obispo de Indios». En 1986 recibe el Premio Rothko por la Paz (Houston‐EEUU), y en 1988, el Premio Bruno Kreiski (Austria) por la defensa de los Derechos Humanos.